Susana Civitillo

Cierta extrañeza cruje bajo los pies

 

cáscaras

rodando

azarosas

 

no hay eje en el remolino

solo cadencias

 

————–

 

Descalza

había olvidado andar descalza    de allí vengo con el presentimiento

del aura    el aura de las prímulas recién abiertas

 

————–

 

Más adentro de la piel llueve        extrañamente llueve

a la espera de un aire que escampe

 

y por si acaso llovieran margaritas, se posa el misterio

en el paisaje del alma

 

—————-

 

En el instante de agualuz

la mañana juega a desbaratar la costumbre

 

la poesía sucede a veces

en un rincón de plantas en desorden

 

————–